Abel Prieto preocupado por los gays del Reino Unido, ¿y los de Cuba?

El flamante presidente de Casa de las Américas, Abel Prieto, ha sido llamado por varios cubanos a refrescar la memoria sobre la represión a los homosexuales en la Isla, tras referirse en Twitter a la prohibición de entrar al Ejército que hasta 2000 pesó sobre los gays británicos.

Citando un texto sobre el asunto publicado en el diario argentino Página 12, el exministro de Cultura y exasesor de Raúl Castro, escribió: «Los gays no podían ser militares en el Reino Unido hasta el año 2000. Miembro de la Marina británica recibió una medalla por su trayectoria y buena conducta. Se la confiscaron en 1993 cuando fue sometido a una corte marcial y dado de baja por su bisexualidad.»

En respuesta, el coordinador del sitio Yubabyte, Norges Rodríguez, le dedicó un hilo en su propio perfil recordándole la multitud de atropellos que sufrieron los miembros de la comunidad LGBTIQ en Cuba, sobre todo en las tristemente recordadas Unidades Militares de Ayuda a la Producción (UMAP), campos de castigo y trabajo forzado para los cubanos mal vistos por el Gobierno, incluyendo homosexuales y religiosos.

«Bueno, aquí pueden ver a Abel Prieto dando clases de cinismo. Parece que no ha estudiado la obra de Fidel Castro ni la historia reciente de Cuba», señaló Rodríguez.

Entre los hechos a los que hace referencia en la respuesta está el célebre discurso de Fidel Castro de 1963 donde hizo referencia a los homosexuales cubanos como «esos pepillos vagos, hijos de burgueses, andan por ahí con unos pantaloncitos demasiado estrechos; algunos de ellos con una guitarrita en actitudes ‘elvispreslianas’, y que han llevado su libertinaje a extremos de querer ir a algunos sitios de concurrencia pública a organizar sus shows feminoides por la libre.»

En el propio hilo de Rodríguez, Miguel Iturria apuntó sobre Prieto: «La vieja táctica de criticar a otros y ocultar los problemas propios. En Cuba aún los gays esconden las plumas en las Fuerzas Armadas, la Policía y otras instituciones del Gobierno y el Partido Comunista, que creó campos de trabajo forzado para homosexuales, sacerdotes y hippies.»

En la propia publicación de Prieto, la periodista Claudia Padrón Cueto refirió: «Dos días atrás entrevisté a un cubano que estuvo en las UMAP, en un campamento para homosexuales. Allí los metían en un tanque de agua fría en la noche como castigo. Los obligaban a trabajar 12 horas sin parar. Los tiraban a un calabozo sin ropa. Hable de eso, Abel, que no estamos en Londres.»

El también periodista José Raúl Gallego, preguntó: «¿Y en Cuba cuándo darán las medallas a los miles de jóvenes expulsados de la UJC por afeminados, a los miles que enviaron a las UMAP por conductas ‘elvispreslianas’? Usted ha perdido o la razón o la vergüenza.»

En 2017, cuando un  diputado a la Asamblea Nacional del Poder Popular preguntó durante una reunión de la Comisión de Defensa Nacional «cuál sería la política a seguir con los jóvenes y las jóvenes homosexuales y bisexuales y el Servicio Militar», el general de brigada Juan Rafael Ruiz Pérez, presidente de la Comisión de Defensa Nacional, confirmó que los cubanos que pertenecen al colectivo LGBTI «son excluidos» del Servicio Militar.

«Si él considera que por esta razón no le va a ser posible cumplir su servicio en las condiciones de un lugar militar, se excluye», precisó el militar.

Pero en caso de que el joven esté dispuesto, puede cumplir el Servicio Militar «de formas alternativas», acotó. «Puede ser como enfermero, como auxiliar en un hospital, incluso puede ser en un hospital militar, o se destina a trabajar en otro lugar. Está cumpliendo su servicio, está cumpliendo con la Ley, está cumpliendo con la patria. Se puede haber preparado para la defensa, y sin embargo, está en condiciones que le pueden resultar más apropiadas para esa situación», explicó.

Sobre tal modus operandi, reafirmó que esta «política está aprobada, y esto es lo que se está siguiendo. No quiere decir que sea perfecta, todo aquí es provisional. Pero sí está ya identificado el asunto [la existencia de reclutas LGBTI] y es lo que se está haciendo».

En declaraciones a DIARIO DE CUBA, varios reclutas se han quejado de recibir «maltratos» en el Servicio Militar por pertenecer al colectivo LGBTI y han revelado cómo hacen para «sobrevivir» en estas condiciones.

También es asunto pendiente en la Isla la legalización de los homosexuales no solamente en el Servicio Militar, sino en las propias FAR.

Publicado en Diario de Cuba

Facebook Comments