Yoani Sánchez critica visita de los Reyes de España a Cuba

El Observatorio Cubano de Derechos Humanos (OCDH) emitió un comunicado en el que critica la decisión de los  los Reyes españoles Felipe VI y Letizia de visitar Cuba por los 500 años de la fundación de La Habana.

«Lamentamos esta decisión porque pasa por alto la violación sistemática de los derechos y las libertades de los cubanos» –afirma la organización. «La situación represiva en Cuba ha empeorado este año, como demuestran todos los informes del Observatorio, y el Gobierno ni siquiera da signos de que en breve comenzará las reformas políticas y económicas  que el país necesita con urgencia».

«Una evidencia de la realidad represiva es que, mientras el ministro Josep Borrell permanecía en La Habana reunido con los personeros del régimen cubano, eran detenidos de manera arbitraria o amenazados destacados activistas y líderes opositores de la isla», prosigue el documento.

Los Reyes no irán a Cuba para respaldar un proceso de transición hacia la democracia, pues éste no existe. No conversarán con un Adolfo Suárez cubano, sino con quienes se han definido como la «continuidad». 

La organización también se refiere al caso venezolano y señala la incongruencia de la posición española.

«Esta visita real no envía un mensaje de optimismo y solidaridad hacia el pueblo cubano –afirman–, sino que representa un espaldarazo al régimen que condena a la miseria y deja sin futuro a millones de cubanos. Además, ignora el tutelaje y la injerencia de ese gobierno en la situación venezolana, que tanto sufrimiento y muerte ha provocado a ese país. Es un contrasentido decir que se rechaza la situación venezolana y a la vez premiar a sus principales valedores en La Habana con la visita de Sus Majestades.»

Varios grupos del exilio cubano en España han cuestionado en los últimos días el viaje de Sus Majestades.

La Red Femenina de Cuba envió una carta a la reina que describe los abusos contra mujeres en la Isla, y calificó la visita de «desagradable».

«Es desagradable, desde el punto de vista español y cubano. Para los cubanos supone un agravio comparativo que los reyes no quieran sacarse una foto junto a Maduro y Ortega [en las celebraciones por los 500 años de La Habana], pero sí ser recibidos por el gobierno cubano, que es el responsable de lo que está pasando en Venezuela y Nicaragua», explicó su presidenta, Elena Larrinaga.

La activista hispanocubana dijo que la visita «compromete a la Corona española, al dar un respaldo, por lo menos de imagen, a un gobierno comunista y totalitario, que conculca los derechos humanos de todos los cubanos».

La semana pasada, también en Madrid, Alejandro González Raga, director del OCDH, calificó el viaje es «innecesario» debido al contexto represivo en la Isla.

El popular presentador Alexander Otaola impulsó un Hashtag en su show Hola Ota-Ola #HelpUs4Change

«Desde nuestra organización hemos estado alertando sobre la posibilidad de esta visita y llamando la atención sobre la situación de Cuba, pero hemos comprobado que eso ha caído en saco roto», añadió.

La Casa Real estaría «muy molesta» con el presidente del Gobierno en funciones de España, Pedro Sánchez, por imponer un viaje de Felipe VI a Cuba a mediados de noviembre, a pesar de todos los inconvenientes políticos que ello supondría.

De acuerdo con fuentes del Ejecutivo español, la irritación de la corte es aún mayor, dado que el monarca no entiende que se autorice una visita de este alcance mientras existe en la península un Gobierno en funciones y esta se celebre apenas días después de las elecciones del 10 de noviembre próximo, precisó el diario español Vozpópuli.

Otra razón de la molestia sería que el rey coincidirá en La Habana con mandatarios como el presidente de Rusia, Vladimir Putin; Venezuela, Nicolás Maduro; y Nicaragua, Daniel Ortega, entre otros, algo que a la Corona no complace.

Felipe VI llevaba meses tratando de desmarcarse de este viaje. También había dudas en el Ministerio de Asuntos Exteriores, que consideraba que no era el mejor momento. Pero Sánchez ha impuesto finalmente su criterio, dijeron fuentes del Ejecutivo a la publicación.

El ministro de Exteriores, Josep Borrell, cerró la visita esta misma semana durante un viaje relámpago a La Habana. Casa Real está haciendo equilibrios para que, por ejemplo, no se produzca una imagen del monarca junto a Maduro en La Habana, aseguran las fuentes no reveladas.

El motivo de la presencia del Rey en Cuba es la conmemoración de 500 aniversario de la fundación de La Habana. La idea es que Felipe VI acuda a la Isla «en el marco de esa conmemoración», pero no al acto conmemorativo en sí mismo, que es donde coincidiría con Putin, Ortega y Maduro.

Por esa razón, la Casa Real quiere dar a la visita un carácter estrictamente cultural. El Rey se enfocará en el legado de España en su excolonia con el fin de evitar cualquier polémica política.

Las reticencias de Zarzuela, que se ha resistido todo lo posible, son compartidas por parte de la diplomacia española. En el anterior periodo en funciones que se vivió durante la presidencia de Mariano Rajoy, se optó por congelar la agenda internacional del Jefe del Estado. Y se aplazaron viajes de calado, como el que los Reyes terminaron realizando más tarde al Reino Unido.

Uno de los riesgos del viaje a Cuba, dicen las fuentes consultadas, es que Sánchez no revalide La Moncloa después del 10 de noviembre. De suceder, el nuevo Gobierno salido de las urnas, con otra agenda y prioridades internacionales, quedaría muy comprometido.

Otro de los problemas que se apuntan es las posibles consecuencias para algunas empresas. El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha puesto una enorme presión en Cuba, pero también en los países con intereses en la Isla, ya sea aplicando aranceles o sanciones.

La Periodista independiente y directora del diario 14yMedio, Yoani Sánchez también criticó esta mañana la visita de sus majestades, en su programa matutino, Ventana 14.

Yoani Sánchez también se mostró en contra de la visita de los monarcas a la isla

La conjunción de líderes mundiales odiados por Trump que se dará cita en La Habana puede suponer un revés para España, advierten algunos funcionarios.

Esta visita de los Reyes a Cuba había sido programada muchas veces, pero no se había producido por diversas circunstancias políticas.

En 1999, el rey Juan Carlos viajó a La Habana, pero no en visita oficial, sino para participar en la IX Cumbre Iberoamericana de jefes de Estado. En 2016, después de su abdicación, Juan Carlos I acudió al funeral de Fidel Castro y, tras ello, La Habana curso una invitación formal en 2017, que fue aceptada por el Gobierno español. Cuba es la única nación de Iberoamérica en la que no ha estado Felipe VI.

El ministro Borrell destacó la «trascendencia histórica» del viaje, no solo por ser el primero de Estado que hace un rey español a la antigua colonia, sino «porque hace 500 años que España pisó el pie en estas tierras e inició su tarea constructora de una identidad común».

«Estoy convencido de que esta visita será muy importante y marcará un nuevo hito en las relaciones entre los dos pueblos», añadió Borrell, sin precisar más detalles sobre el contenido o la duración de la estancia de los reyes.

Tras confirmar la visita, Borrell también recordó que la decisión se inscribe, además, en el «proceso de normalización de las relaciones» bilaterales de los últimos años, que se materializó en noviembre pasado con la visita oficial del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez.

Por su parte, el Gobierno cubano ha calificado el anuncio como una «excelente noticia», según el ministro de Exteriores, Bruno Rodríguez, y prometió que don Felipe y doña Letizia «serán recibidos con la cálida hospitalidad» del Gobierno y su pueblo.

Con Información de ADN Cuba y Diario de Cuba

Facebook Comments