Hunter Biden se ha portado muy mal

Los medios de comunicación desacreditaron las investigaciones de supervisión realizadas por los senadores de EE.UU., mientras ignoraban las pruebas sobre el hijo del candidato presidencial demócrata Joe Biden, afirmó el senador Chuck Grassley (R-Iowa) el jueves.

Grassley, el presidente del Comité de Finanzas del Senado, ha estado investigando los tratos financieros de la familia Biden durante más de un año con la ayuda del senador Ron Johnson, el presidente del Comité de Asuntos Gubernamentales del Senado.

“Encontramos que se involucraron en potenciales tratos financieros criminales en todo el mundo, incluyendo China, lo que creó preocupaciones de contrainteligencia. Mostramos nuestro trabajo e hicimos públicos nuestros hallazgos, pero los medios de comunicación liberales optaron por desestimar nuestro trabajo. Incluso afirmaron falsamente que nuestro trabajo era desinformación rusa … para proteger a los líderes del otro partido”, dijo Grassley en el Senado en Washington.

“Esos mismos medios liberales que desacreditaron nuestra investigación ahora informan que los acuerdos financieros de Hunter Biden en China plantearon preocupaciones de contrainteligencia”, agregó.

Facebook tomó medidas para bloquear o ralentizar la difusión de los artículos sobre la laptop de Biden. Muchos medios también minimizaron o ignoraron a Tony Bobulinski, un exsocio de Hunter Biden que compartió información sobre los negocios de los Biden en China, u otras evidencias que aparecieron, como textos que mostraban la estrecha relación de Hunter Biden con un magnate de la energía con amplios lazos con el Partido Comunista Chino.

Mollie Hemingway, editora senior de The Federalist, un sitio web conservador, dijo en “The Ingraham Angle” de Fox News el jueves que “nadie se inmiscuyó en las elecciones de 2020 como los grandes medios de comunicación y las Big Tech, y ambas cosas se vieron con la historia de Hunter Biden”.

Pero los medios desestimaron la historia, en The Washington Post, de hecho, se publicó un análisis titulado «Hemos llegado a la etapa de la campaña de Tony Bobulinski».

El artículo sugiere que «Si el antiguo socio del hijo de tu oponente no puede darle la vuelta a tu campaña, ¿qué puede?», explicando, básicamente, que los escándalos del hijo de Biden son explotados como una estrategia electoral más que otra cosa. 

Según el Daily Caller, el grupo de socios de Hunter Biden buscó llegar a un acuerdo de inversión por USD $10.000.000 con la CEFC China Energy. Por ello realizaron la propuesta comercial donde, directamente, se promocionó la estrecha y gran relación de Biden con el presidente colombiano Juan Manuel Santos. (Ver documento)

El documento recordó, entre otras cosas, la visita del presidente Santos a Washington en 2013; el apoyo de la administración Obama al acuerdo de paz con los terroristas de las FARC —incluyendo el acompañamiento de Biden en el proceso— y también cómo el Gobierno estadounidense había enfocado su política exterior en América Latina para “mejorar las relaciones” con la región

Hunter Biden, de 50 años, el único hijo sobreviviente de Joe Biden, está siendo investigado por la Oficina del Fiscal de EE.UU. en Delaware. Según se informa, la investigación se remonta a 2018.

El tradicional medio neoyorquino New York Post, uno de los más longevos del país, publicó un artículo el pasado 14 de octubre relevando mensajes por correo donde se demuestra que Hunter Biden presentó a su padre —el entonces vicepresidente Joe Biden— a un alto ejecutivo de la empresa energética ucraniana Burisma. Todo esto a menos de un año de que Joe Biden presionara a los funcionarios del Gobierno de Ucrania para que despidieran a un fiscal que investigaba a dicha empresa.

Gran parte de la prensa nacional e internacional, se concentró en ignorar o en descalificar la investigación del New York Post. Se prestó más atención en quién proporcionó el disco duro de donde se sacaron los correos, que en el contenido de los mismos.

(Con información de Agencias)

Facebook Comments