La Dictadura nunca juega limpio

La Habana, en su macabro juego de poder, aun peor que la reina Cersei de Juego de Tronos, vuelve a mover sus fichas para desvirtuar la mirada de los cubanos en un momento donde existe una alta tensión popular. Hasta hace unos días, todas las miradas se centraban en el Movimiento San Isidro y en los jóvenes artistas “dialogueros”

El nuevo movimiento del PCC fue, anunciar, luego de una estresante espera absurda, la unificación monetaria, en una alocución del que se dice ser “Presidente” (solo en su casa) de la República y un señor que decían que era Raul Castro pero que su única participación en el “gran show” fue  demostrar que “AUN ESTOY VIVO” y “yo mando aquí” . Hasta ese momento, Cuba vivía como en los primeros años antes de la República, donde circulaban varias monedas, algo que hacía que el cubano fuera experto en economía, sobre todo cuando de llegar a fin de mes se trata. Pues sencillamente el “presidente” leyó la certificación de defunción del “querido amigo CUC”, válida a partir del próximo 1 de enero de 2021.

El CUC ya había dado síntomas de estar muy mal, decian que estaba muy enfermo, antes se habian creado las tiendas en moneda libremente convertible, un extranjero que vino a “joder” su existencia y que apresuro la muerte del “compañero” CUC. Sin embargo, y solo como dato, en el paraíso comunista los salarios son, en la que dicen que es, la moneda nacional (peso cubano). El aguerrido peso cubano, si bien no vale na y no da síntomas de pasar a otra vida, es la que se queda con parte de la herencia dejada por el CUC. Las MLC, como algo inevitable, obligará que los precios se disparen y va a devaluar al CUP. Todo esto en medio de una pandemia y una grave crisis económica. 

En un artículo publicado en ADN Cuba, el empresario cubano Manuel Milanes  considera que el anuncio sobre la unificación monetaria en la isla, pudiera ser estratégico para invisibilizar al Movimiento San Isidro.

Según explicó el también empresario en su Twitter, esa sería una lectura a tener en cuenta, tras la aparición ayer del gobernante cubano, Miguel Díaz-Canel, y el primer secretario del PCC, Raúl Castro, que por cierto, no dijo palabra.

«Otra lectura de la información espontánea y dialogante de anoche. Comunistas tontos pretendiendo apagar el fuego del MSI con la gasolina del cambio de moneda», comentó Milanés.

Esta movida, se hace precisamente cuando algunos activistas cubanos debían presentarse frente al Parlamento Europeo en una sesión para abordar temas cubanos y que la mayoría no pudo ni siquiera conectarse porque les “cortaron” la internet.

El nuevo “ordenamiento” también le da lo suyo a los “cubanos que viven fuera”, según La Habana, los residentes cubanos en el exterior deberán pagar un 4 % de impuestos en la Isla.

Definitivamente el régimen está haciendo todo lo posible para captar toda la divisa extranjera que circula y entra a Cuba a través de las remesas y así evitar (por gusto) la grave crisis económica generada por la infuncionalidad del sistema.  

Facebook Comments