San Isidro, primer territorio libre de Cuba

Los hechos que sucedieron en San Isidro no son más que, un grupo de jóvenes que dijeron basta a la dictadura cubana. Ellos han sido maltratados, encarcelados, golpeados, secuestrados por la policía política, multados sin ningún tipo de motivos…esto se traduce simplemente a un acoso constante contra los activistas que conforman el denominado Movimiento San Isidro, lo que demuestra que en Cuba ejercer el activismo es peligroso. Algo que Jose Daniel Ferrer, líder de la UNPACU, conoce muy bien. Ferrer ha vivido en carne propia numerosos arrestos lo que ha llevado a la ejecución de varias campañas por su liberación. Todo esto es muestra de que, en Cuba la oposición política está prohibida y se convierte en víctima de todo el peso del Estado o lo que es igual, el comunismo; donde no se puede disentir, no se puede pensar diferente, donde el individuo no puede oponerse, no puede querer e intentar cambiar las cosas o simplemente aspirar a que el pueblo tenga el poder, porque simplemente el poder es para el tirano, es para una elite que lo quiere conservar.

En los sistemas comunistas, el tirano cuando obtiene el poder se aferra negándose a entregarlo a la ciudadanía. Es por eso que, en el Movimiento San Isidro se está librando una batalla muy importante. En su momento hubo 15 valientes personas, jóvenes en su mayoría, algunos de ellos muy buenos amigos, gente a la que conozco, a la que quiero, a la que admiro y estuvieron en huelga de hambre, entre ellos Luis Manuel Otero Alcantara. Estuvieron en huelga de hambre porque reclamaban la libertad de Denis Solis, un rapero contestatario cubano. 

Solís fue detenido por el régimen el pasado 9 de noviembre, luego de que un oficial del MININT entrara a su casa sin una orden para amenazar y acosarlo. Menos de 48 horas después, en el marco de un juicio acelerado, fue condenado a ocho meses de reclusión en la prisión de Valle Grande tras ser encontrado culpable de “desacato”. Todo esto sin tener un abogado. Luego de que los miembros del Movimiento San Isidro supieron del arresto, se presentaron en la Unidad de la PNR y fueron arrestados y golpeados, en el caso de Omara Ruiz Urquiola, paciente de cáncer, la maltrataron al punto de hacerla sangrar. Luego de esto, ellos decidieron hacer una jornada poética por la libertad de Denis Solis y de todos los presos políticos y se reunieron en casa de Luis Manuel Otero Alcánatara y ahí estuvieron sin poder salir porque la sede fue cercada por la policía, demostrando el miedo del régimen a unos simples pero valientes jóvenes. La Dictadura temía que, 15 valientes jóvenes salieran al centro de La Habana, en un barrio marginal y pobre como ese y que desde allí clamarán libertad para la nación, era por eso que la orden dada era que, si salían de la sede fueran arrestados  y así evitar que muchos se le unieran.

El MSI llevaba tiempo intentando organizar una protesta, sin embargo siempre eran detenidos (todos) por la policía o les sitiaba la casa a cada uno de los miembros, una manera muy típica de actuar de los regímenes comunistas.

Lo que se vive en Cuba, muchos dicen que eso es imposible que suceda en Estados Unidos, sin embargo hay serias evidencias para creer lo contrario, por ejemplo una gobernadora en Oregon le ha dicho a sus ciudadanos que llamen a la policía y que denuncien a sus vecinos si ven que no están cumpliendo con las reglas de la cuarentena para el Día de Acción de Gracia, algo muy común en los CDR cubanos, a la más vieja -chivateria- revolucionaria. 

¿Qué es el Movimiento San Isidro?

El Movimiento San Isidro nació en septiembre de 2018 como respuesta directa al gubernamental Decreto 349, que amenazó con penalizar la libertad de creación artística y de expresión en Cuba. Tras la publicación del Decreto, un grupo de artistas y activistas se unieron en un conjunto de acciones para «promover, proteger y defender la plena libertad de expresion, asociacion, creacion y difusion del arte y la cultura en Cuba, empoderando a la sociedad hacia un futuro con valores democráticos». Con tal voluntad nació el Movimiento de San Isidro, que tomó su nombre del barrio habanero, pobre y marginalizado, donde tiene su sede, explica en su página web Cibercuba.

El Movimiento se ha comprometido desde entonces con la lucha por la legalización de espacios autónomos para el arte y por la libertad de expresión en todas sus variantes; ello a pesar de la constante criminalización del grupo, y de los frecuentes arrestos y atropellos sufridos por sus miembros, entre los que destacan de forma particular Luis Manuel Otero Alcántara y Maykel «Osorbo» Castillo.

Con poco más de dos años de vida, el Movimiento San Isidro ha puesto en jaque en varias oportunidades al gobierno cubano, que ha ejercido la represión de forma sistemática para abortar sus iniciativas, entre ellas una performance protesta frente al Capitolio de La Habana, sede del poder legislativo, que se convirtió en el primer acto público de envergadura del grupo. Tras presiones en diferentes instancias, el gobierno cubano, a través del Ministerio de Cultura, declaró públicamente que haría una pausa a la puesta en marcha del Decreto 349. Lo que se consideró en buena medida una victoria para los miembros del grupo.

Desde entonces, los miembros del Movimiento San Isidro -grupo de estructura abierta y flexible- han sido agentes activos en la lucha por un cambio en la sociedad cubana, con el apoyo a artistas que sufren las consecuencias directas de la represión del régimen, y a otros sectores representativos de la sociedad civil independiente en Cuba.

Facebook Comments